martes, 29 de mayo de 2012



La vida cambia la vida.

Los abrazos que parecían caídos
vuelven
los apretados besos
buscan otra vez tus mejillas
sin argumento
y las confidencias vencidas
 que sonrojan tu juventud
tachan insomnios pasionales de  aquella madrugada.

Ahora, cada tarde compartimos
- a eso de las ocho -
soplos de lluvia verde
con  pasos lentos de esperanza.




3 comentarios:

  1. Me gusta lo que dices, me gusta mucho más como lo dices y me encanta a quien se lo dices.

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias, muchas gracias, dos besos!

    ResponderEliminar