miércoles, 27 de noviembre de 2013

Olor a alcohol

Ahora la casa huele a alcohol de romero – dice mi madre -, sin darme cuenta dejo de mirar, me coloco en otra calle, otro lugar siendo el mismo lugar, oigo ruido de camiones que transitan entre líneas amarillas de la carretera general y allí... una casa compartida a mitad en patio y pateras, un santo visigodo bendiciendo hierático -y sigue - desde lo alto de su hornacina de cal, un rosal que da sombra de espinas y el aljibe que huele a galletas de coco con mermelada.
En estos días los sillones se llenan de sueños, la piel se queda dormida en el pellizco juguetón de la nieta y desde la ventana se ven los higos picoteados y a los gatos tuertos que se esconden entre piedras y escalones.
Ahora,  en la casa cuelgan notas neuronales como estrellas de Belén sobre la tele encendida y, la casa huele, sigue oliendo,  a hogar.

9 comentarios:

  1. ¿Y no hay nadie que quiera hacer con lo que escribes un libro de poemas? El mundo editorial no sabe lo que se pierde.
    No tengo otras palabras para lo que escribes : poeta y precioso

    ResponderEliminar
  2. Me gusta tu imparcialidad. Gracias hermanica.

    ResponderEliminar
  3. Final de texto hermoso y emotivo. La lágrima a punto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Intentaré en le próximo que caiga la lágrima.
      Gracias

      Eliminar
  4. me gusta mucho conocer este blog. llego aquí para volver, porque escribes con el corazón.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, son sensaciones de corazón.
      Gracias por el comentario y por leerme.

      Eliminar
  5. Coincido con el primer comentario, poeta y precioso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo también coincido en la respuesta. Gracias por tu imparcialidad "anónimo".

      Eliminar
  6. Estoy aprendiendo a utilizar el ordenador para poder leer lo que escribes.
    Son preciosos!!!
    Te doy unos días para que adivines quien soy.

    ResponderEliminar